Blogia
EL ESTUCHE DE LAS PALABRAS

SOLEDADES

SOLEDADES

Son muchos los momentos en que nos sentimos solos, a pesar de estar rodeados de gente, de ruidos, de fiestas... En esos instantes, todo tipo de sentimientos (tristeza, melancolía, desesperanza, nostalgia...) nos invaden. A veces retrocedemos en la memoria buscando situaciones más agradables, placenteras y recordando nuestra vida pasada. En otras ocasiones anhelamos un futuro diferente y miramos por la ventana esperanzados, buscando un rayo de luz que nos traiga nuevas ilusiones. ¿Te has sentido así alguna vez? 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Rubén García Muñoz 5ºB -

Era un día muy espantoso de lluvia y frío. Estábamos mi hermano, mi padre, mi madre, mi hermana y yo en el Carrefour. Había mucha gente, y de tanta que había me perdí.
Era como si yo estuviera solo en el Carrefour.
Me sentía melancólico, desesperado, desanimado y muy agobiado de tener tanta gente alrededor.
Yo estaba llorando porque creía que nunca iba a ver a mis padres, tenía 6 años.
Fui al centro comercial y encontré a mi padre, me sentí muy satisfecho, nada de agobiado y tampoco me sentía desesperado.
Nunca más me separaré de mi familia.

Luis Miguel 5ºA -

El año pasado,en Nochebuena,no me hacía casi nadie caso y me sentía solo. Y yo procuraba que me hicieran caso. Luego les hablaba para ver si me hacían caso, pero no me hacían caso y yo me sentia triste y sin nadie. Y entonces fui a la pecera de mi abuela a ver los peces lo que hacían. Y luego me fui a la silla y allí me quedé en la silla. Y me sentía sin nadie y muy triste y yo intentaba que me dieron un poco de ilusión.

Manolo Vega Martinez 5º A -

Un día estaba solo en mi casa
sin animales para jugar e hice
los deberes. Nadie me ayudaba, no sabía hacerlos. Encendí el televisor, no había dibujos, ya terminé los deberes y yo me dormí y me quedé solo como la una.

Maribel Acosta 4º A -

Acaban de pasar las vacaciones de Navidad y he tendio en casa a mis primos de Tarragona.Todos estos días he estado muy acompañada y no me he aburrido en ningún momento.Jugábamos mucho, íbamos al campo, siempre estábamos ocupados en algo. Pero las vacaciones pasan y han tenido que volver a su casa.Yo, me he quedado sola y los echo de menos. Me siento triste y sola, espero que pronto pase el tiempo y vuelvan en las próximas vacaciones.

Agustín Martos 4º A -

Hoy me encuentro triste y solo,mis padres y mis hermanos se han ido a comprar y yo me he quedado aquí jugando con mi moto pero me he caído y me he hecho mucho daño en la rodilla.Mi pierna está sangrando .He decidio curarme la herida echándome alcohol pero sigue sangrando.
Las luces de mi casa están apagadas, estoy solo y tengo mucho miedo.

Natalia López 4º A -

Hoy, me siento triste y sola,estoy en el patio del colegio y nadie quiere jugar conmigo. Todos los niños se han ido, me han dejado completamente sola.Antes, le he preguntado a un grupo de niñas que si querían jugar conmigo pero me han respondido que no.Sigo sola y muy aburrida. No me gusta sentirme así.

Pilar Gámez Romero 5º A -

Yo me siento triste con un vacío en mi barriga porque mi hermano se fue a Estados Unidos hace un año y yo llevo un mes en la puerta esperándolo sin ver a nadie y sin ir a la escuela y estoy esperando un rayo, un rayo de luz para que venga y no me quede mucho tiempo solo. A veces me siento con un vacío muy grande porque pienso qué le estará pasando, qué estará haciendo, si le habrá pasado algo malo.
No sé lo que pensar, yo espero que no le haya pasado nada.

Pedro José Gómez -

Yo, Pedro, estoy aquí en la plaza, me siento aislado, y aunque hay muchísimos amigos y primos de mi nieto, yo me siento muy solo y vacío. Un amigo de mi nieto, David, me dio una gominola y me alegré un poco, pero otra vez me vacié y por no decepcionar a mi nieto me quedé alli.

Nacho Torralbo Martínez -

Me siento muy mal y no me ha pasado nada. Sólo que pienso que no sirvo para nada. Para lo que sirvo es para adornar la calle aquí sentado. No tengo fuerza para nada. Después lo único que me queda es morir y dejar a mis hijos
una vida mejor sin mí.
Ya no puedo hacer nada con mis 82 años y también me siento vacío porque no puedo juntarme con nadie, ni siquiera me hacen caso ya mis hijos.

José García Medina -

Yo me siento solitario, triste, sin que nadie me hable, aburrido, y esperando un rayo de esperanza para estar alegre y poder hablar con alguien, divertirme como nunca me he divertido y buscar la solución a los problemas que tengo porque me peleé con mi amigo y él ya no quería hacer las paces conmigo.

Elena Martos -

Mis sentimientos ahora mismo son de alegría porque estoy recordando cuando yo estaba pequeña. Mis hermanos hacían travesuras. Una vez mi hermano David se comió una guindilla porque mi tío Tomás le dijo que estaba muy rica. Cuando se la echó a la boca pegó un grito que hasta la vecina de enfrente lo sintió.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres