Blogia
EL ESTUCHE DE LAS PALABRAS

¡ARRIBA EL TELÓN!

¡ARRIBA EL TELÓN!

Ya sabes que un guión teatral se escribe para ser representado por actores. Por esta razón, deben de aparecer los diálogos precedidos del nombre del personaje que habla y las indicaciones necesarias para que los personajes sepan cómo deben actuar.

Pues bien, nuestra propuesta es la siguiente:

Elige un cuento clásico, de los de toda la vida, y escríbelo en forma de texto teatral. Antes de escribir debes pensar todo lo que deben hacer y decir los personajes. ¿Estás preparado?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Ana Gijón 5ºB -

LOS TRES CERDITOS

(Escenario: Un prado lleno de flores. Personajes: Gordito, Rechonchito, Comilón y Lobo).

NARRADOR: Esto eran tres cerditos, uno se llamaba Gordito, el otro Rechonchito y el otro Comilón. Vivían de sus padres hasta que Comilón dijo:

COMILÓN: Deberíamos de hacernos nuestra propia casa para vivir.

RECHONCHITO: (ríe) ¿Cómo nos vamos a hacer nuestra propia casa?

COMILÓN: (gritando y furioso) ¿Con qué? ¡Pues con materiales que encontremos en el bosque o en otra parte!

RECHONCHITO: Anda, pues yo, ya he encontrado materiales.

COMILÓN: ¿Qué material has encontrado Rechonchito?

RECHONCHITO: Pues este montón de paja. (Y se hizo su casita)

NARRADOR: Rechonchito tan tan tan cansado estaba que en su casita se durmió. Y Gordito le dijo a su hermano Comilón:

GORDITO: (Decidido) Pues yo, la voy ha hacer de madera que me he encontrado en el bosque de una casa de madera vieja.

NARRADOR: Gordito se hizo su casa de madera y le pasó como a su hermano Rechonchito que se durmió porque estaba cansadísimo.

COMILÓN: Pues yo la haré de ladrillos y con sus macetas y su jardín.

NARRADOR: Rechonchito y Gordito se despertaron y le dijeron:

RECHONCHITO Y GORDITO: (A coro y en tono envidioso) No serás capaz de hacerla, pues no la terminarás.

NARRADOR: De repente aparece el lobo, porque todo el que se mete en las que parece que son sus tierras que él dice que es todo el bosque suyo llegó.

LOBO: (A Rechonchito) Abre, abre, que sino la tiraré.

NARRADOR: Tanto sopló el lobo que la casita de paja de Rechonchito se cayó. Y ahora con Rechonchito en un saco va a por Comilón.

LOBO: (A Gordito) Abre, abre, que sino la tiraré a soplidos como hice con la de tu hermano.

NARRADOR: El lobo sopló como con la casa de Rechonchito y también la de Gordito se cayó. Gordito y Rechonchito van a por el tercero que es Comilón)

LOBO: (A Comilón) Abre la puerta Comilón que tengo a tus dos hermanos.

COMILÓN: ¡ No abriré, no abriré!

LOBO: Pues la tiraré.

NARRADOR: Pero por más que el lobo soplaba la casa menos se caía. Comilón, mientras el lobo saca una escalera del bosque va a por sus hermanos y los libera del saco y entre todos hacen una gran hoguera en la chimenea y cuando el lobo entra en la chimenea, sale ardiendo por la puerta por supuestísimo con la cola ardiendo.

LOBO: ¡No volveré más por aquí!

COMILÓN, RECHONCHITO Y GORDITO: (A coro) Eso, eso no vuelvas más por esta casa ni por estos prados.

NARRADOR: Y así acaba la historia de Comilón, Rechonchito y Gordito. Que además se quedan a vivir todos juntos en la casa de Comilón.

Noelia Cazalla Millán 5ºB -

(El escenario tiene una casita muy pequeña de una ratita. La casita está debajo de un árbol. La puerta es marón, las ventanas son blancas. Tiene un pequeño salón, al lado su cocina, el cuarto de baño y su cuarto.)

(Había una ratita muy presumida que se encontró una moneda.)
RATITA: (Contenta) ¡Me compraré un lacito de color rosa, y como estaré muy bonita, todos se fijaran en mí!
(Pasó un cerdito)
CERDITO: (Con voz ronca) ¿Quieres casarte conmigo, ratita?
RATITA: (Muy encantadora) ¿Y qué harás por las noches?
CERDITO: (Como es un cerdito) ¡Ioo...Ioo...Ioo!
RATITA: (Muy enfadada) ¡No quiero!
RATITA: (Le rechazó dándole la espalda)
(Después pasó un perro pachucho y feo)
RATITA: (Contenta) ¿Qué haces por las noches?
PERRO: (Extrañado y asombrado) ¡Guau... Guau!, como todos los perros.
RATITA: (Dándoles la espalda) Me despertarías por las noches con tus ladridos.
(Luego llegó un gato)
RATITA:(Encantadora) ¿Qué haces por las noches?
GATO: (Contento) ¡Miau...Miau...Miau!
RATITA: (Enfadada) Me despertarías por las noches con tus maullidos.
(Vino un ratoncito)
RATITA: (Inesperada) ¿Y tú que haces por las noches?
RATONCITO: (Contento) ¡Dormir y callar, dormir y callar!
RATITA: (Contentísima) ¡Mi apuesto galán!
RATONCITO: (La cogió en brazos) ¿Quieres casarte conmigo, linda ratita?
RATITA: (Feliz) ¡Si, quiero!
(Los dos se casaron y fueron felices toda la vida.)

Mari Carmen García Bruno 5B -

(ESCENARIO. El bosque y la casa.
PERSONAJES. Caperucita, la madre,la abuelita, el lobo y el cazador)

MADRE C. (Preparando una cesta de comida) Caperucita ve a la casa de tu abuelita a llevarle esta cestita de comida.
CAPERUCITA. ( Va andando por el bosque y hablando con los pájaros) ¡Pajaritos, bonitos!
LOBO. (Andando y con una cara muy alegre) ¿A dónde vas niña?
CAPERUCITA. A la casa de mi abuelita.
LOBO. (Engañándola) Pues por ese camino se llega antes.
CAPERUCITA. ¡Muchas gracias señor lobo!
LOBO.( Corriendo para llegar antes a la casa. Y llama a la puerta) Ton,ton.
ABUELITA. ¿Quién es?
LOBO. ¡Abuelita soy encaperucéis!
ABUELITA. (Con cara extraña) Enseña una patita.
LOBO. (Se mancha la para con harina y la asoma por de bajo de la puerta) Mira.
ABUELITA. (Viendo la patita tan blanca le abre la puerta) ¡Adelante!
LOBO. (Entra y mete a la abuelita en el armario y se pone su pijama)
CAPERUCITA. (Llama a la puerta) Pon,pon.
LOBO. ¿Quién es?
CAPERUCITA. ¡Soy caperucita!
LOBO. ¡Pasa!
CAPERUCITA. Abuelita ¡Qué ojos más grandes tienes!
LOBO. Para verte mejor.
CAPERUCITA. ¡Qué orejas más grandes tienes!
LOBO. Para oírte mejor.
CAPERUCITA. ¡Qué boca más grande tienes!
LOBO. Para comerte mejor.(Y se la come)
CAZADOR. (Entra con una escopeta y mata al lobo) ¡Ahí tienes tu merecido! Le raja la barriga y saca a caperucita.
CAPERUCITA. ¿Donde está mi abuelita?
CAZADOR. ¡Está en el armario, corre! (Y saca al lobo de la casa)
( Y todos felices )

María José Aguilera 5ºB -

Los tres cerditos:
Escenario: Un valle de flores y árboles.
Narrador: Érase una vez, tres cerditos que un buen día decidieron hacer su propia casa para tener un seguro y un hogar, como todo el mundo.
Uno de ellos, decidió construir lo más rápidamente posible su casita , para poder jugar durante todo el día, y se la hizo de paja y heno. Pero en ese momento gritó el lobo.
El lobo: ¡ Ábreme la puerta cerdito !
Primer cerdito : -¡ Márchate de aquí!¡Está es mi casa!-contestó el cerdito.
Narrador: Al oir estas palabras, el lobo sopló con todas sus fuerzas y la casa se deshizo en pocos segundos. Corre, que te corre, el cerdito llegó hasta la casa de su hermano. Cuando este le vio llegar, abrió rápidamente la puerta y le dejó pasar.
Segundo cerdito: -¡Entra deprisa! ¡No te preocupes! ¡Aquí estarás seguro, la casa es de madera!
Narrador: Entonces, el lobo se dispuso a derribarla. Tenía que hacer un gran esfuerzo pero, valía la pena. Llenó los pulmones de aire, sopló y resopló con más fuerza que nunca y la derribó la casita. Los cerditos no salían de su asombro.
Segundo cerdito: -¡Corramos, corramos!
Narrador: Y se fueron a casa del tercer hermano, que era un cerdito muy trabajador. El lobo los perdió de vista y buscó, y buscó por todos los rincones del bosque. Mientras, el tercer cerdito acababa de terminar su casa y reía satisfecho, pues había quedado fuerte y confortable. Entonces, vio que llegaban sus dos hermanos.
Los dos cerditos:-¡ Qué desgraciados somos, hermano!
El lobo ha deshecho nuestras casas de un soplido.
Narrador: Pero el lobo llegó finalmente hasta la casa del cerdito trabajador, sopló y agotó sus fuerzas. Aquella casa podía resistir hasta un huracán. Estaba tan cansado que tuvo que descansar.
Lobo:-¡Buf! ¡Qué rabia! Esta casa no hay quien la mueva
Narrador: Más el lobo no se dio por vencido.
Lobo: - Bajaré por la chimenea y, veremos quién es el más fuerte!
Narrador: Sin embargo, el cerdito trabajador, que pensaba en todo, tenía una olla preparada con agua hirviendo y, cuando el lobo descendió.
Lobo: - ¡Ahhh! ¡Sacadme de aquí! ¡Que me quemo!
Los dos cerditos: -¡Nos hemos salvado gracias a tí, hermanito ! Tenías razón. Hay que trabajar, no es bueno ser perezoso. Siempre queda tiempo para el juego y la diversión.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres