Blogia
EL ESTUCHE DE LAS PALABRAS

CUENTOS SONOROS

CUENTOS SONOROS ¿Eres capaz de escribir un cuento utilizando todas las palabras que puedas con la misma sílaba? Seguro que sí...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Lorenzo T. G 3ºB -

PEPI
Érase una vez una niña llamada Pepi. Se levantó de la cama para peinarse el pelo. Luego desayunó. Después se fue al colegio. Luego le dieron las notas y le salieron regular. De camino a casa iba dándole patadas a una piña. Luego, los padres se preocuparon y se fueron a comer pollo. El padre le dijo:
- Pepi, ¡Ayuda a papá a lavar las copas con el estropajo! y ¡Luego me ayudas con las puntas!
Y Pepi, ayudó a su madre y a su padre. Al final salieron de paseo a ver los patos.

Laura C. M. 3ºB -

Pipo ve a sus amigos
Pipo fue a la panadería y el panadero le dio el pan, lo pagó y se fue. Vio un palillo y un palo. Luego descubrió a un pájaro y vio a Paqui, Paco, sus amigos. Los vio en el parque y jugaron con las palas junto a un paje. Después jugaron a las chapas y se lo pasaron muy bien.

Elena Martos Sepúlveda - 3º A -

Mi amiga graba un gran grano de arroz que el granjero encontró en el suelo y pesaba cinco gramos. Después encontró otro granito más pequeño que era un granuja. Más tarde fuimos a tomar una granizada y en ese momento empezó a llover tan fuerte que llegó a caer granizo. Llamamos a un taxi y, como el taxista vio que era grave, llegó en seguida. Cuando llegó, mi amiga le dio las gracias por su gratitud y el taxista no le cobró el viaje.

Nacho Torralbo Martínez - 3º A -

Érase una vez un perro llamado Flequi que estaba flojo y flaco y se comió un flan y se metió en una piscina con un flotador. Cuando se salió, le cortaron el flequillo mientras miraba una flor muy flexible. Después, vio un hombre aflojando un cable, que se llamaba Florentino. Un día, Flequi, jugando con los flecos de la alfombra, rompió un florero lleno de flores. Entonces fui a comprar flores y otro florero en la floristería. Al lado de la casa de Flequi pasaba un afluente donde flotaban barcas con flotadores.

María Fernández Torres 3ºB -

La chacha
Érase una vez una chacha que se puso un chal por la chepa, para ir al banco en su coche a cobrar un cheque. Un chico chino con chanclas le atendió enseguida. A las ocho se fué para hacerse un chequeo en el médico. Éste le hizo varias pruebas y le prohibió que tomara chocolates chorizos y chuletas porque su salud no es ninguna chufla.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres