Blogia
EL ESTUCHE DE LAS PALABRAS

¿QUÉ SERÁ DE MI VIDA?

¿QUÉ SERÁ DE MI VIDA?

Las imágenes pueden hacernos pensar. ¿Qué historia se esconde detrás de esa mirada, de ese gesto, de ese momento? ¿Qué secretos pensamientos, qué reflexiones vitales pueden estar surgiendo, creciendo o escondiéndose?

Te proponemos que te sumerjas en el alma de este personaje y nos desveles lo que pasa por tu mente. Recuerda que debes hablar en primera persona y sobre sentimientos, ilusiones, metas que te propones alcanzar, fracasos que has tenido, problemas que te han surgido, tus relaciones con los demás...

Te sugerimos que utilices adjetivos, comparaciones y metáforas para enriquecer tu lenguaje. Utiliza la rúbrica general para revisar tu trabajo. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Ángel F.M. 6ºB -

¿Qué pasó? Estoy solo, sin amigos, sin familia.
No sé qué pasó. Tenía hogar, familia y amigos, ahora me muero de hambre, solo. Estoy cayendo en un pozo oscuro y sin fin.
¿Cuánto duraré? Solo, sin comida, sin hogar.
Mis amigos dicen que soy un don nadie y no quieren estar conmigo y los perros vagabundos tampoco me aceptan.
Los niños me tiran piedras, las mujeres me tiran pipas y los hombres me pegan patadas.
Me estoy debilitando y adiós...me voy de este mudo cruel...
allí me aceptarán.
¡A...a...a...adiós! Lo único que pido es que si veis a un perro solo y triste, aceptadlo y que tenga un hogar.

Miriam.z.s. -


Yo me llamo Linda.
Hoy estoy un poco decaída, porque mi amigos me han dado la espalda, estoy destrozada, siento que en este mundo nadie me quiere.
Me he acercado a un chico y me ha dicho que lo deje en paz.
Y no sé ni siquiera por qué.
Mis sueños son estar con mis amigas, que no me den la espalda.
Yo quiero salir a la calle y que me dejen por otras personas. Y eso es lo que voy a hacer, voy a decirles a mis amigos que si no quieren estar conmigo, que me lo digan, porque yo ya no voy a estar deprimida por ellos.
En mi futuro me voy a poner mi vestido de princesa y voy a salir con mi príncipe azul a un bello y gran palacio.

Laura P.M. 6ºB -

¿Qué será de mi vida?

Yo un perrito lindo, bueno y limpio me pregunto:
-¿Por qué soy tan desgraciado?
Un día me enamoré de una perrita llamada Bady, era muy simpática y bondadosa.
Yo le dije que me llamaba Cuqui, pero no me hizo caso, me dio “calabazas”
Y desde ese día tan triste de junio ya nadie me quiere...
Me tiran piedras, me insultan y me pegan.
Pero un día muy soleado, una niñita llamada Rocío, me recogió de la calle y me llevo a su casa.
Pero... al año se cansaron de mí, los últimos días me regañaban mucho y no me daban de comer. Hasta que un día me montaron en un coche verde, muy brillante y me soltaron aquí en medio de la nada. Yo tengo muchas ilusiones pero la más importante es encontrar una familia buena que me quiera y no se canse de mí.

Cristina O.M. 6ºB -

Hola, me llamo Lulú, hoy es un día muy triste para mi. Estaba en la calle paseando cuando, de repente, dos niños con muy mal carácter empezaron a tirarme piedras. Esos niños tan maleducados no saben que nosotros los perros tenemos pensamientos e ilusiones. Yo, como era un perro de la calle, no sabía donde iba, ni sabía nada sobre mí. Entonces, muy triste, deseé ir andando hasta encontrar un lugar donde me quieran acoger, porque mi dueña me echó, voy a seguir mi camino. Caminando por la calle vi a una señora muy lujosa que me miraba con unos ojos... que hasta yo pensé que me iba a hacer algo, pero me equivoqué, esa señora se acercó a mì y me dijo muy cariñosamente:
- ¿Te quieres venir a mi casa?.
Yo, como no puedo hablar, no puede decirle que sí. Entonces la mujer me agarró y me llevó a su casa donde allí fui muy feliz y otro perro nuevo.

Rosa María J. A. -

¿Por qué soy tan desdichado?
Me siento solo, apenado, disgustado y triste en este mundo cruel.
Mi ilusión es tener amigos, ser marinero y conquistar a la perrita de mis sueños, Lulú. Ella es tan bella, buena, cariñosa y amable... Por eso nunca se fijaría en mí, un perro tan desgraciado.
Maldito el día que le dije a todos la verdad, me tenía que haber callado. Si no les hubiera dicho nada a mis amigos... Que en verdad no soy rico como todos creían, sino que soy tan pobre que no tengo casa. Temía que no se juntaran más conmigo. Como ellos son tan ricos y tienen dueño... No como yo.
Bueno, creo que me estoy pasando un poco, no debo ser tan pesimista sino que debo ser positivo. Así que en cuanto me quite esta tristeza del rostro, saldré corriendo vestido de marinero con mi perrita Lulú.
En el pasado no he tenido relaciones con nadie, pero eso ya se acabó, ahora soy un perro nuevo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres